Consejos para ahorrar en tu calefacción

Aunque el gas natural es la energía que más barato tiene el kW en España,  para mantener la casa a una temperatura adecuada durante los meses de frío se ha convertido en un artículo de lujo. Por ello, te damos algunos consejos para que puedas ahorrar bastante en tu factura y que no te duela encender la calefacción.

Con la llegada del frío el consumo en calefacción en las viviendas hace que la factura del gas se incremente de forma considerable. La mitad de la factura del gas en una vivienda corresponde a la calefacción. En Anastasio Teruel te traemos unas recomendaciones para apostar por un consumo más eficiente poniendo en práctica algunas medidas que te ayudarán a ahorrar en el recibo del gas.

Antes de ver nuestros consejos para ahorrar en calefacción, es importante conocer cuáles son las tarifas de gas más económicas del mercado. Dentro de nuestro ranking, la más recomendable es la tarifa de Naturgy.

Ahorra en el Agua caliente

A todos nos encanta estar un buen rato debajo de la ducha o darse un buen baño de agua caliente con sales, pero si tienes un calentador o caldera de gas hay que tener cuidado porque el consumo se puede subir bastante, después de la calefacción el ACS es el segundo consumidor de energía de las viviendas.

Te recomendamos:

  • Ducha en lugar de baño:  tardas menos tiempo y por tanto, reduces el consumo de agua y energía en una cuarta parte. También si te acostumbras a cerrar el grifo del agua caliente mientras no la necesites, cuando te eches el gel o el champú, lo notarás considerablemente. En caso que no quede otra y tengamos que usar la bañera (con niños pequeños), llena la bañera solo hasta donde lo necesites, ya que cuanto más la llenes más consume gas.
  • Utiliza un termostato: otra medida que nos ayuda a ahorrar es utilizar un termostato para el baño, así evitas estar añadiendo agua fría y caliente de forma continua hasta encontrar la temperatura ideal. Regular la temperatura del agua para que salga constante.

Ahorra en la Cocina

Muchos hogares españoles utilizan el gas para cocinar y también muchos bares/restaurantes, por eso, no está de más que tengas en cuenta algunos de estos consejos:

  • Limpia los quemadores: antes de ponerte a hacer la comida, ten la precaución de limpiar los quemadores de grasa para que el gas salga con facilidad, ya que en el caso de que estén sucios, el consumo podría incrementarse. Si la llama que sale por el quemador es de color azul, significa que hay buena combustión.
  • Elige el recipiente adecuado: A la hora de elegir los recipientes para cocinar, utiliza aquellos que sean adecuados para este tipo de cocinas y que tienen un tamaño acorde con la forma de los quemadores. Lo mejor es que sean iguales o superiores, porque si el recipiente es más pequeño que el quemador, desperdiciarás calor. Para este tipo de cocinas lo mejor son los utensilios con el fondo plano.
  • Reduce el tiempo de cocción: En función del tipo de alimentos que tengas que preparar, y siempre que sea posible, utiliza una olla a presión porque es más rápida que otros utensilios y, por tanto, el consumo se minimiza pudiendo ahorrar un buen pico en la factura.
  • En el caso de que necesites hervir algún alimento, vierte en el recipiente la cantidad de agua justa y tápalo, así el agua romperá a hervir antes. Procura que la llama no sobrepase la base del recipiente para aprovechar mejor el calor. Lo mejor es comenzar poniendo el fuego alto e irlo bajando hasta apagarlo para terminar de cocinar con el calor residual. Pero si solo tienes que calentar, es mejor que utilices el microondas. No merece la pena encender la cocina para un par de minutos.
  • Cuidado con el horno: el horno es, sin duda, lo que más consume en la cocina debido a su potencia. Para intentar ahorrar, hay que evitar abrir la puerta del horno en la medida de lo posible, utilizar recipientes de cristal y descongelar los alimentos antes de introducirlos, ya que así se cocinarán más rápidamente. También conviene apagarlo cuando los alimentos estén casi listos para aprovechar el calor residual.

Ahorra en Calefacción

El uso de la calefacción para calentar tu vivienda es lo que más te va a incrementar considerablemente tu factura del gas en estos próximos meses. Casi la mitad de la energía que gastan las viviendas españolas se utiliza para la calefacción. Naturalmente, esto varía mucho de unas zonas geográficas a otras y de la época del año en la que nos encontremos. De hecho, si comparas lo que pagas en invierno con lo que pagas en verano, verás que, en ocasiones, la factura se duplica.

Para no pagar de más, sigue nuestros consejos para ahorrar en calefacción:

  • Purga el aire de los radiadores. Purgar o sacar el aire a los radiadores es necesario al menos una vez al año, cada vez que comienza el invierno, ya que suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y, por tanto, no calientan con toda la potencia necesaria.
  • Controla la temperatura ambiente. Las subidas bruscas de temperatura provocan un gasto extra, 21 grados es suficiente para calentar un hogar de forma confortable. Recuerda que tener calefacción en casa no implica que parezca verano, es mejor ponerse un jersey que llevarse un susto con la factura. Con un termostato te resultará más sencillo mantener una temperatura óptima durante todo el día y ahorrarás entre un 8 y un 13% en tu consumo. Recuerda que, cada grado que subas la calefacción, supone un gasto de 35 euros al año.
  • Programa el encendido. Si solo estás en casa unas horas al día dejar la calefacción encendida aunque sea a baja temperatura no sale rentable. La mejor opción es programar su encendido una hora antes de que llegues a casa así estará a la temperatura adecuada cuando llegues sin gastar de más.
  • No calientes las habitaciones vacías. Para no derrochar en consumo cierra la llave de los radiadores de las habitaciones que no utilices, si no lo haces aumentarás tu gasto de forma innecesaria.
  • Ventila la vivienda sólo el tiempo justo. Si es posible provecha el momento más soleado del día para abrir las ventanas; 15 minutos por habitación son suficientes y evitarás pérdidas de calor excesivas.
  • Cambia tu caldera por una de bajo consumo. Si es el momento de renovar tu caldera valora la posibilidad de hacerlo por una más eficiente, como las de cogeneración. Aunque suponen una inversión mayor, la reducción del consumo y del importe en tu factura merecerá la pena a la larga. Comprueba si en tu comunidad existe actualmente un plan Renove de calderas y benefíciate de las ayudas disponibles, lo puedes hacer aquí –> CONTACTO
  • No cubras los radiadores. Colocar un mueble demasiado cerca o poner ropa húmeda encima para que se seque más rápido no es recomendable si queremos sacar el máximo partido a nuestra calefacción. El consumo será mayor y también la factura.
  • Apaga la calefacción por la noche y baja la temperatura si sales de casa. Salvo en casos de frío extremo, no es necesario mantener la calefacción por la noche y nos permitirá reducir el gasto de forma considerable. Por otro lado, si vamos a salir unas horas podemos bajar la temperatura a unos 15 o 16 grados para mantener el nivel de confort.
  • Revisa el aislamiento. Entre el 25 y el 30% de las necesidades de calefacción de un hogar se deben a pérdidas de calor que se originan en las ventanas. Por ello, es necesario comprobar que la vivienda cuenta con sistemas de aislamiento adecuados que no dejen entrar el frío.
  • Revisa tu caldera. Un buen mantenimiento permitirá que tu caldera funcione con el máximo rendimiento y evitará que se produzcan problemas importantes en el futuro. Nosotros te realizamos el mantenimiento de tu caldera, contrata el servicio de mantenimiento con Anastasio Teruel, para evitar sorpresas. También revisamos su instalación y radiadores, pásate por nuestras oficinas.

Elige la tarifa que mejor se adapte a tus necesidades

Si quieres ahorrar en tu factura de gas, aplica la tarifa que más se adapte a tus necesidades, en Naturgy ofrecen diversas tarifas de acuerdo con el perfil de consumidor de gas, diferentes horarios, tarifas planas.

Recuerda también que es importante que tu caldera esté en buen estado y que haya pasado las revisiones pertinentes, así evitarás averías y prevendrás un mal funcionamiento. Un buen mantenimiento de la caldera puede ahorrarte hasta un 15% al año. Contacta con Anastasio Teruel para tener tu caldera al día.

 

Consejos Caseros (pero que funcionan muy bien)

  • Poner libros en estanterías es un aislante térmico. El papel es un buen aislante, perfecto para evitar que entre y se concentre el frío de la calle en el interior de nuestra vivienda. ¡En invierno, expón tu biblioteca!
  • Si tus suelos son de cerámica, unas buenas alfombras te ayudarán absorber el frío de las losas. Las alfombras más gruesas, harán mejor su función. Además, siempre decoran en nuestras casas y dan un toque más cálido a nuestros hogares. ¡Desempolva tus alfombras, ahorrarás mucho con ellas!
  • El corcho es otro buen aislante térmico. Podemos revestir alguna pared, o el interior de los armarios con este material, que a la vez que es original, trabaja como un buen aislante térmico.
  • Por la noche, baja las persianas del todo, y corre las cortinas. Por el día, al contrario, todo abierto para aprovechar el calor del sol. Con 5-10 minutos de ventilación será suficiente.
  • Usa reflectores, ellos te ayudarán a conseguir un ahorro en la calefacción de entre el 10% y el 20% (según la OCU). Al colocar paneles reflectantes de calor tras los radiadores, el calor rebota en su superficie, así evitamos que se expanda por la pared y se concentra hacia delante.
  • Dormir con nórdico o buenas mantas por la noche, y andar con sudadera o jersey durante el día.